Dr. Geoff Galbraith - Notables cuidados


    Cabe la posibilidad de que en cierto momento, nosotros tengamos que enfrentar alguna enfermedad severa tal como el cáncer, enfermedades pulmonares o cardíacas. ¿Qué pasaría si la cura fuera complicada? En estos casos, la fuerza que nos permite seguir viviendo con vigor es precisamente la relación de apoyo mutuo que existe entre los seres humanos. Aprendí acerca de esta relación a través de observar la forma de vivir de un paciente con cáncer terminal y las personas que estaban a su alrededor.

    El tratamiento o cuidado terminal del cual soy parte, es una oportunidad para reflexionar y reconsiderar acerca de la vida y valores que posee uno mismo, alejándose de la realidad que indica que la felicidad humana está determinada por la riqueza material. ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Quién fui yo? ¿Qué influencias tuve sobre la sociedad y otras personas?

    Infelizmente, la gran mayoría de los pacientes no logran aprovechar esta oportunidad; pero en MOA, siempre existe una profunda visión de valores, la conciencia del pensamiento dirigido hacia la naturaleza, así como un sentimiento de disfrutar del arte. Además, estos puntos quedan demostrados dentro de la vida cotidiana. Es algo maravilloso.

    El tratamiento terminal afecta no solo al paciente, sino también a los miembros de la familia. Siento que además de esta “familia” también existen otros miembros, tales como los individuos de la comunidad que están relacionados al paciente, así como los individuos que se encuentran espiritualmente ligados a uno. Como recién mencioné, estos puntos me fueron enseñados por la paciente terminal “A” que era un miembro de MOA.

    La forma de vivir en donde se cree en algo invisible a la vista, la forma de pensar basada en el proceso de depuración. La Terapia Depurativa estilo Okada, el Método Alimenticio y el Método de Arte y Cultura tienen como origen estos puntos. La paciente “A” aplicaba la terapia depurativa a otros, cuando su estado físico lo permitía. Para ella, aplicar la terapia era tan importante como recibirla.

    La señora “A” siempre tenía a su familia a su alrededor y ellos compartían su forma de pensar. La familia de la señora “A” también tenía a otras familias que se encontraban conectadas espiritualmente con ellos, que se dedicaban a apoyarlos con la Terapia Depurativa. Esto ocurrió idénticamente cuando estuve a cargo de otra paciente terminal que también era miembro de MOA.

    Dentro de los tratamientos terminales hacemos hincapié en que el dolor debe de ser aliviado a través del uso de medicamentos para poder mantener un nivel aceptable de vida. Sin embargo, para ambas señoras, lo más importante era “dentro de lo posible, hacerlo en forma natural”.

    Para ambos casos, no creo que los medicamentos hayan tenido un efecto. Ellas se encontraban en un estado de paz espiritual aún en los momentos de dolor intenso y poseían una filosofía de no temerle a la muerte. Siento que la ausencia de temor nació gracias a la notable atención que recibían por parte de los voluntarios de la terapia depurativa.

    Nosotros cuidamos continuamente a pacientes que generalmente caen en un estado de histeria e influencian a toda la familia. Sin embargo, en el caso de pacientes que son miembros de MOA, ellos viven tranquilamente a diario junto con sus familias a la espera de que llegue el momento de empezar un nuevo viaje. Esto es lo que logré experimentar.

    Hay cosas que no pueden ser sanadas con medicamentos. Creo que la importancia de los terapeutas para esta Terapia Depurativa se elevará aún más. Deseo poder convertirme en un médico que a su vez sea un terapeuta que logra sanar los sentimientos de los pacientes.