Marcos Mendoza - A partir de sobrevivir milagrosamente


    Mi mayor deseo es poder ser útil a un gran número de personas que sufren por las enfermedades.

    Esto se debe gracias a que pude sobrevivir milagrosamente a través de recibir el tratamiento continuo del Sistema Integral de Salud estilo Okada por parte de los miembros de la Red para una Existencia Saludable MOA, aún cuando me encontraba desahuciado.

    En diciembre de 2010, mis médicos me diagnosticaron un cáncer de próstata. Debido a que mi cuerpo se debilitaba y los dolores eran más intensos, y después de hablar con los miembros de mi familia, tomamos la decisión de seguir con los tratamientos contra el cáncer de la medicina convencional y al mismo tiempo, recibir los tratamientos de la modalidad continua en las Redes para una Existencia Saludable, basadas en el plan de apoyo del Centro de Salud Integral MOA (Ryoin) del Perú.

    Durante los primeros tres meses, pasé por tratamientos a base de medicamentos y tuve que recibir 41 sesiones de radioterapia. Mi cuerpo gritaba de dolor y los vómitos eran constantes. Se trataba de un dolor y una ansiedad insoportable para cualquier ser humano. Además, no podía dormir por las noches, ya que la profunda tristeza que sentía de manera permanente derivada de los pensamientos de tener que despedirme de mi familia para siempre y del temor hacia la muerte se apoderaba de mi mente.

    Sin embargo, mi familia y los miembros de la Red me apoyaron en todo momento. Ellos se turnaban todos los días para aplicarme la Terapia Depurativa sea de día o de noche. Tomando en consideración la sinceridad de todos, me enfoqué en pensar seriamente en la forma de vivir los días que me quedaban por vivir y para eso, realicé con docilidad primeramente una reflexión acerca de mi persona.

    Me percaté que estaba rodeado de mi familia que tanto amo, así como de los maravillosos médicos y terapeutas del Centro de Salud Integral MOA (Ryoin). Me consideré como una persona muy afortunada.

    Tenía que vivir cada momento y cada instante con agradecimiento.

    Al cambiar mis sentimientos, sentí la necesidad de estar más atento a las cosas que hasta ahora me parecían triviales, tales como la conversación diaria con los miembros de la familia, así como la alegría a la hora de tomar los alimentos, siendo muy minucioso hacia esta forma de vivir.

    Además, seguí esforzándome en la dedicación dentro del Centro de Salud Integral MOA (Ryoin), de igual manera que antes del diagnóstico de cáncer, participando en los seminarios para impulsar la salud y aplicando la terapia como terapeuta a los pacientes que se presentaban en el Centro de Salud Integral MOA (Ryoin).

    Más de un año después del diagnóstico de cáncer, mi médico me dio un nuevo diagnóstico del que no podía creer. Me dijo: “Sr. Marcos, el cáncer que tenía ha desaparecido”. No lo podía creer en un principio. Al mismo tiempo, brotó en mí el fuerte pensamiento de que no debería de desperdiciar esta vida por ninguna razón.

    Deseo poder ser útil a las personas que sufren de igual modo por las enfermedades y por eso, posteriormente obtuve el certificado de “promotor de la salud” que otorga el Ministerio de Salud del Perú. Basándonos en el acuerdo de cooperación entre el Ministerio y MOA, el staff y los miembros de la Red llevamos a cabo seminarios para impulsar la salud.

    De ahora en mas, deseo tratar contactarme con médicos y enfermeras que trabajan en los centros de salud y organizaciones gubernamentales para poder servir a un gran número de individuos.